A los 82 años, el venerado director de El viaje de Chihiro y Mi vecino Totoro ha hecho su película más personal hasta el momento: una historia a veces difícil de manejar sobre un niño de 12 años que acepta la muerte de su madre.


Es la película para la que el venerado animador y cofundador de Studio Ghibli Hayao Miyazaki salió de su retiro, y podría decirse que es una de las más personales. El niño y la garza es una fantasía sorprendentemente bella y densamente detallada que retoma temas y recursos familiares de películas anteriores y los une con elementos que tienen una clara resonancia autobiográfica para el director. La lógica de la narración parece haber nacido de la imaginación desenfrenada de un niño más que de la de un hombre de unos 80 años. La exuberante partitura orquestal, del colaborador habitual de Miyazaki, Joe Hisaishi, es brillante y exultante. Todos los elementos están en su lugar.

En el filme vemos el Japón de principios de la década de 1940 en tiempos de guerra. El niño del título es Mahito, de 12 años (con la voz de Soma Santoki en la versión original japonesa y Luca Padovan en el doblaje en inglés). Poco antes de que tenga lugar la acción principal, Mahito pierde a su madre en el incendio de un hospital después de un bombardeo en Tokio. El infierno que envuelve la ciudad tiene una cualidad impresionista y desorientadora que es distinta del estilo visual preciso del resto de la película, y esta impactante imagen de una ciudad en llamas es una que Miyazaki ha citado como uno de sus primeros recuerdos de la infancia. El padre de Mahito es el jefe de una fábrica que fabrica aviones de combate (al igual que el propio padre del director). El padre de Mahito se vuelve a casar con la hermana menor de su difunta esposa, Natsuko (Yoshino Kimura/Gemma Chan), y Mahito, aún afligido, se ve obligado a mudarse de Tokio a la finca donde crecieron su madre y Natsuko. Es un lugar curioso y cavernoso, con un lago y una torre tapiada semiabandonada en sus terrenos.

También tiene otro residente: una garza real insolente (Masaki Suda/Robert Pattinson) que parece tener un interés particular en Mahito. A instancias de la garza, Mahito ingresa a la torre prohibida y se ve arrastrado a un inframundo donde las líneas temporales están entrelazadas y la infraestructura de todo el dominio está controlada por una especie de juego Jenga de alto riesgo. Los habitantes de este mundo incluyen a Kiriko (Kô Shibasaki/Florence Pugh), una elegante marinera y pescadora experta en magia, y la doncella del fuego Himi (Aimyon/Karen Fukuhara), así como la nueva madrastra de Mahito, Natsuko.

Para un director tan preocupado por la idea del vuelo, Miyazaki revela en esta película una relación inesperadamente complicada con los pájaros. Además de los monstruosos periquitos que miran con avidez a Mahito, con los cubiertos en la mano, también hay una bandada de pelícanos que se alimentan de suaves criaturas flotantes llamadas Warawara. Y luego está la garza, que pronto pierde su elegante forma de ave y se transforma en una de las creaciones menos encantadoras de Miyazaki, algo parecido a un duende con incrustaciones de verrugas al servicio del gobernante de este reino mágico: un mago anciano que, resulta tener una conexión con la familia de Mahito. En última instancia, la familia (incluso una familia fracturada e imperfecta, marcada por la pérdida) se eleva y forma la columna central de esta película, como ocurre en muchas de las películas de Miyazaki.

Una película absolutamente hermosa. Se nota que este es muy personal para Miyazaki, y la magnífica atención al detalle se ve en cada fotograma. La vi en japonés, pero se comenta que el doblaje en inglés es muy bueno.

Tiene momentos surrealistas, más que La princesa Mononoke, pero menos que El viaje de Chihiro. Hay mucho abstraccionismo y simbolismo, así que no esperes que te expliquen las cosas y las sirvan en un plato de plata. El objetivo de Miyazaki con esta película era enseñar a la gente y empoderar a los jóvenes, para que puedas tomar de la película lo que funciona y se relaciona mejor con ti.

La única razón por la que le resto en mi veredicto es porque el final es bastante abrupto y hay partes de la película en las que desearía que el ritmo hubiera sido un poco diferente. El arte y los colores son meticulosos, como se sabe que son todas las películas de Ghibli, el diseño de sonido es excelente y la historia tiene algo de lo que todos pueden aprender. Hay mucho que contemplar después de terminar el filme. También verás referencias a otros trabajos de Miyazaki. Considero que es un bello trabajo y es digno de verse y ser apreciado. Les recomiendo el filme cinéfilos y si ya lo vieron compartan su veredicto en los comentarios.

El filme está lleno de inspiración. No vivas en mi mundo, dice Miyazaki, forja el tuyo propio.

Veredicto: Cuatro tocinos agridulces, pero con la esperanza de tiempos mejores.

Tocinometro4Tocinos
Written By

Marisol Mancilla

Diseñadora y editora | Amante del cine | Leo cómics y veo anime.