Civil War es una película de la que vale la pena hablar.

El filme, es la última película del aclamado director y guionista Alex Garland, conocido por su habilidad para combinar ciencia ficción y reflexión social en cintas como “Ex Machina” y “Annihilation”. Esta vez, Garland presenta una visión distópica de Estados Unidos en medio de una guerra civil, ambientada en un futuro cercano donde un tercer mandato presidencial ha provocado una profunda división en el país.

Garland ha posicionado la película como no partidista en el sentido estadounidense estándar: el presidente (Nick Offerman) es un aspirante a tirano que ha permanecido en el cargo para un tercer mandato, lo que ha desencadenado la ira de una muestra representativa de los estados estadounidenses. El punto es que nada aquí, desde las alianzas de los estados hasta el tenor ideológico de los combatientes, refleja las actuales divisiones partidistas. La película se centra en observar y registrar la locura del conflicto.

La historia sigue a un grupo de periodistas liderados por Lee (interpretada por Kirsten Dunst) y Joel (Wagner Moura) que intentan llegar a Washington D.C. para entrevistar al presidente antes de que la ciudad caiga. A lo largo de su peligroso viaje, Garland utiliza una narrativa episódica que permite desarrollar a los personajes en profundidad, preparando al espectador para un electrizante tercer acto lleno de acción y tensión.

El resto del reparto lo integran Cailee Spaeny y Stephen McKinley Henderson.

Visualmente, “Civil War” es impresionante, con escenas que evocan una sensación de caos y desolación. Garland opta por no explicar detalladamente el contexto político que llevó al conflicto, dejando que los espectadores interpreten las pistas a medida que avanzan en la historia. Esta decisión puede ser frustrante para algunos, pero también subraya la ambigüedad y la complejidad de los eventos retratados.

En conjunto, “Civil War” es una película que desafía y provoca, combinando un relato intenso con una exploración de temas morales y sociales contemporáneos. Garland captura algo real sobre la finalidad de la fotografía en tiempos de guerra, mostrando cuerpos siendo arrastrados fuera de la calle, los rostros cansados de los soldados despejando las esquinas, y las sonrisas de los combatientes.

La actuación de Kirsten Dunst como Lee es destacable, mostrando una gama de emociones que van desde el cansancio y la ansiedad hasta la ira y el miedo. Es una película que desafía al espectador a reflexionar sin ofrecer respuestas fáciles, lo que la convierte en una experiencia cinematográfica intrigante y provocativa​.

Les recomiendo la película cinéfilo, y si ya la vieron compártanos su veredicto en los comentarios.

Veredicto: Cuatro tocinos

Tocinometro4Tocinos
Written By

Marisol Mancilla

Diseñadora y editora | Amante del cine | Leo cómics y veo anime.